Punkzine

CUATRO

CUATRO. El término Ciencia Ficción muestra una paradoja de la que hemos señalado ya, algunas reflexiones. Por un lado el paradigma técnico-científico que se erige como la única y definitiva forma de interpretación de la realidad y del mundo. Por otro, la capacidad poeitica e inventiva de la imaginación misma, que se despliega sin la necesidad de legitimarse a partir de una serie de comprobaciones.

Es gracias al inventor, escritor y editor Hugo Gernsback nacido en Luxemburgo en el año de 1844, a quien debemos la invención del término Ciencia Ficción. Gernsback se encargó de dotar con nueva fuerza al subgénero, ya en el año de 1926 en Estados Unidos, a través de la revista Amazing Stories y posteriormente algunas otras publicaciones. Empero fue gracias a aquella revista que los primeros interesados en torno al tema pudieron intercambiar ideas. De esta forma, es en honor a que los Science Fiction Achievement Awards (Premios Hugo) llevan su nombre.

Gernsback, pues, se muestra como un herrero al forjar el término Ciencia Ficción y muestra a través de él la doble posibilidad ominosa-gloriosa de la que hemos reflexionado con anterioridad.

De igual forma, en la reflexión del filósofo alemán F. Nietzsche como en Marx encontramos la interpretación de un mundo en el que todo está preñado de su contrario, como señala en su obra Más allá del bien y del mal (1882):

“En estos puntos cruciales de la historia aparecen -yuxtapuestos y a menudo entrelazados- una especie de tempo tropical rivalizando en desarrollo, magnífico, múltiple, de fuerza y crecimiento similares al de la junga, y una enorme destrucción y autodestrucción, debida a los egoísmos violentamente enfrentados, que explotan y se combaten en busca del sol y la luz, incapaces de encontrar algún límite, algún control, alguna consideración dentro de la moralidad de que disponen… Nada más que nuevos 2porqués”, no más fórmulas comunales; una nueva fidelidad al malentendido y a la falta de respeto mutuo; decadencia, vicio y los deseos más elevados terriblemente ligados unos con otros, el genio de la raza fluyendo sobre la cornucopia del bien y del mal; una simultaneidad fatal de primavera y otoño… Nuevamente hay peligro, la madre de la moralidad -un gran peligro- pero esta vez trasladado a lo individual, a lo más cercano y más querido, a la calle, a nuestro propio hijo, nuestro propio corazón, nuestros más internos y secretos reductos del deseo y la voluntad.”

Sueños y pesadillas. Deseos y frustraciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: